Elegir el mejor menú para tu boda

Cómo asegurar el mejor menú para tu boda

¿Ya tenéis claro cuál va a ser el lugar de vuestros sueños para la celebración de vuestro banquete nupcial? Bien, ahora es el momento para escoger un menú que haga más inolvidable aún si cabe un día tan especial. Y no hablamos solo para vosotros, sino también para los invitados. Por eso, como expertos en cursos de wedding planner queremos ayudaros con una serie de tips para que facilitéis la elección del menú de bodas perfecto. Atentos y seguid nuestros consejos… y no fallaréis.

Es obvio que la elección del menú requiere tiempo, esfuerzo y dedicación. Normalmente, suele escogerse unos meses antes de la celebración del enlace. La tradición dicta que este “ritual” se realiza tras la reunión de los novios junto con los padres de estos para hacer la prueba del menú. Esta prueba tiene como objetivo decidir qué platos se van a degustar ese día. Son muchas parejas las que sienten presión cuando se enfrentan a este momento.

Así que atentos que vamos a desgranar aquellos detalles que debéis tener en cuenta antes de elegir el menú:

¿Boda de día o de noche?

El horario del enlace es sin duda uno de los factores fundamentales en la elección del menú. Si hablamos de una boda de mañana, lo ideal sería ofrecer primero un cóctel al que posteriormente le seguirá la comida. Opta por los clásicos, esa es nuestra recomendación como por ejemplo: ensaladas templadas o las cremas (frías o calientes según la estación), una carne, un pescado y postre. En cambio si el enlace es por la tarde, sería conveniente restar uno de los platos principales, para hacer la cena más ligera, quedándonos con entrante, carne o pescado y postre.

Apuesta por la variedad

¿No sabes muy bien cuál es el gusto de tus invitados gastronómicamente hablando? Bien, entonces lo ideal es intentar que el menú final guste a todos o a la mayoría. Hay que tener en cuenta también que haya siempre algo que le pueda gustar a todo el mundo y la variedad siempre ayuda.

El tipo de boda

¿Tradicional, algo más íntimo o arriesgado? Una boda formal vendrá acompañada de una comida o cena del mismo corte es decir, un menú servido en mesa desde el entrante hasta el postre. Para bodas más informales o espontáneas, podéis apostar por las tan de moda mesas buffet: con degustación de sabores del mundo, una mesa de quesos, de verduras, pastas y arroces, de sushi, de jamón al corte o porque no un divertido showcooking.

La lista de invitados

¿Sabes el número exacto? No es lo mismo un menú para 30 personas que para 500, por eso debéis aseguraros de que el catering o bien el restaurante que habéis escogido ofrezca un servicio de calidad y que se adapte a vuestras necesidades.

El cóctel

¿Crees que no es importante? Sirve como carta de presentación de la boda, y su principal función es amenizar a los invitados la espera mientras los novios realizan el reportaje fotográfico u otros menesteres. Si este cóctel ha sido copioso, los invitados agradecerán que durante el banquete se prescinda del primer plato. Piénsalo bien y calcula los tiempos.

La recena

Actualmente es algo común sea como sea tu boda; de día o de noche. La recena ha de estar presente en cualquiera de sus variantes; dulce, salada o mixta. Una recena les dará a los invitados ese suplemento tras varias horas de fiesta. Evidentemente suelen ser menos copiosas, pero no por ello menos apetecibles. ¡Imaginación al poder!

Más información

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies